Seminário Sola Gratia – Tess Lambert

Seminario Wartburg, Alemania
25 de Agosto – 2 de Septiembre, 2019

01) Introducción
1.2) La Guerra del Golfo
02) La Tercera Guerra Diádoca 03) Primera Guerra Mundial
04) En Dios Confiamos – Parte 1
05) En Dios Confiamos – Parte 2
06) Una Maldición y Una Raza
07) Una Maldición y un Género
08) Sábado
10) Iglesia & Estado y el Rey del Sur
11) El Hito de la Ley Dominical
– Dones Espirituales, tomo 1:
– El Conflicto de los Siglos
– Historia de Dones Espirituales
– Historia del Conflicto de los Siglos

Las Líneas de la Última Generación

Esta diagrama ilustra el paralelismo entre la línea de tiempo de Millerite y la línea de los 144.000. Esta línea se basa en el «modelo agrícola» tal como se expone en Marcos 4:28, 29 y otros pasajes bíblicos. También ilustra la relación entre los sacerdotes, levitas y sirvientes del templo durante el período final de nuestra historia.

Sed Bautizados

¿Necesitamos ser rebautizados?
Un tema de discusión reciente dentro del movimiento es el rebautismo. La pregunta más frecuente es: ¿Necesito ser rebautizado para permanecer en la Iglesia Triunfante? Este artículo tiene por objeto arrojar más luz sobre el tema y equipar a sus lectores con una justificación bíblica para el rebautismo hoy. El símbolo del bautismo será revisado y mostrado en varios ejemplos de la línea de reforma para que podamos identificar apropiadamente lo que es el bautismo y su significado. Para empezar, comencemos con la historia de Abraham.

Doanload: Sed Bautizados 1.0

Breve Historia de la Organización de la Iglesia Triunfante

“El trato de Dios con su pueblo debe mencionarse con frecuencia. ¡Cuán a menudo el Señor levantó los hitos en su trato con el antiguo Israel! A fin de que no olvidasen la historia pasada, ordenó a Moisés que inmortalizase esos acontecimientos en cantos, de manera que los padres pudiesen enseñárselos a sus hijos. Habían de levantar monumentos recordativos bien a la vis- ta. Debían esmerarse para conservarlos, a fin de que cuando los niños preguntasen acerca de esas cosas, les pudiesen repetir toda la historia. Así eran recordados el trato providencial y la señalada bondad y misericordia de Dios en su cuidado y la liberación de su pueblo. Se nos exhorta a traer “a la memoria los días pasados, en los cuales, después de haber sido ilumi- nados, sufristeis gran combate de aflicciones”. Hebreos 10:32. El Señor ha obrado como un Dios realizador de prodigios en favor de su pueblo en esta generación. Es necesario recordar con frecuencia a los hermanos jóvenes y ancianos, la historia pasada de la causa de Dios. Necesi- tamos relatar a menudo la bondad de Dios y alabarle por sus obras admirables. —Testimonies for the Church 6:364-365; Joyas de los Testimonios 3:30-31.” Mensajes Selectos tomo 3, 367

Este artículo ha sido elaborado como un primer paso para cubrir la necesidad de un registro del desarrollo de la organización dentro del movimiento de la Iglesia Triunfante. También ha sido elaborado para proporcionar un registro de las resoluciones tomadas en las conferencias orga- nizacionales del movimiento, celebradas en 2017 y 2018. Como ha sido mucha la historia que ha sucedido antes y después de estas dos conferencias, este documento ha sido escrito más bien como una narración, con lo que esperamos dar un mayor contexto a dichas conferencias y a las decisiones tomadas en ellas.

Download: Mensajero Adventista 09

La Iglesia Triunfante

A medida que nuestros miembros fueron aumentando, resultó evidente que sin alguna forma de organización habría gran confusión, y la obra no se realizaría con éxito. La orga- nización era indispensable para proporcionar sostén al ministerio, para dirigir la obra en nuevos territorios, para proteger tanto a las iglesias como a los ministros de los miembros indignos, para retener las propiedades de la iglesia, para la publicación de la verdad por medio de la prensa, y para muchos otros objetos.

Sin embargo, había un fuerte sentimiento entre nuestros hermanos en contra de ella. Los adventistas del primer día eran enemigos de la organización, y la mayor parte de los ad- ventistas del séptimo día tenían las mismas ideas. … El orden es la ley del cielo, y debe ser la ley del pueblo de Dios en la tierra. (…)

La obra pronto ha de terminar. Los miembros de la iglesia militante que han demostrado ser fieles integrarán la iglesia triunfante. Al recapacitar en nuestra historia pasada, ha- biendo recorrido cada paso de su progreso hasta nuestra situación actual, puedo decir: ¡Alabemos a Dios! Mientras contemplo lo que el Señor ha hecho, me siento llena de asom- bro y confianza en Cristo como nuestro caudillo. No tenemos nada que temer del futuro, excepto que olvidemos la manera en que el Señor nos ha conducido y sus enseñanzas en nuestra historia pasada. Podemos ser ahora un pueblo fuerte, si ponemos nuestra confian- za en el Señor; porque estamos manejando las grandiosas verdades de la Palabra de Dios. Tenemos todas las razones para estar agradecidos. Si andamos en la luz de los vivientes oráculos de Dios tal como brilla sobre nosotros, tendremos grandes responsabilidades, en correspondencia con la gran luz que Dios nos ha dado. Tenemos muchos deberes que realizar, porque hemos sido hechos depositarios de la verdad sagrada que debe ser dada al mundo en toda su hermosura y su gloria. Hemos contraído con Dios la deuda de usar toda ventaja que él nos ha confiado para hermosear la verdad por la santidad del carácter, y para proclamar los mensajes de amonestación, consuelo, esperanza y amor a los que están en las tinieblas del error y del pecado. Lt32-1892 Download: MensajeroAdventista-08w